FLORES NATURALES A DOMICILIO

FLORES NATURALES A DOMICILIO
CON UN 11% DE DESCUENTO

martes, 1 de diciembre de 2015

La maleta que puedes compartir con tu marido

Mi marido se compró la Thule Luggage Crossover Maleta unisex pensando en compartirla conmigo porque le dijeron que era una maleta unisex. A mí no me lo parece. La veo una maleta con ruedas de hombre, y no sólo por su color negro. Yo tuve una muy parecida en color azul, pero tenía un diseño más femenino, no tan burdo. 

La gran ventaja que le encuentro a esta maleta es que ha salido muy resistente. Mi marido es un experto en acabar pronto con las maletas. Las llena tanto que acaba por reventarles las cremalleras y las ruedecillas tampoco le duran mucho. De momento, la Thule Luggage lo está resistiendo a él. 

Otra ventaja es que no resulta nada pesada. Yo odio las maletas que pesan. Me parece que ya les meto bastante carga y por eso necesito una maleta que no sea pesada. Mi marido opina lo mismo. Se fija mucho en el peso de la maleta antes de comprarla. 

Los acabados de la maleta son muy buenos. Se ve bien cosida, con piezas de buena calidad y los dos compartimentos separados que tiene resultan muy útiles para llevar un neceser o esas cosas que necesitas tener más a mano cuando viajas. 

Os la recomiendo, pero para chicos. Para chicas no me parece nada femenina. Os la recomiendo pese a que su color negro raro no me gusta nada. De cerca más que negro parece un gris ennegrecido. Tiene un color negro rarísimo. Yo la hubiera preferido en toro color, como os he dicho. Mi marido, en cambio, dice que negra es más bonita. 

La mayor ventaja que le encuentro es el precio. A mi marido le costó 40 euros. Dada la calidad de la maleta y la resistencia que tiene, me parece hasta barata. No es de esas maletas con ruedas que acaban sin las ruedas en el primer viaje. Las ruedas de esta maleta andan perfectamente sobre todo tipo de superficies y no se sueltan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMPRA FLORES ONLINE

COMPRA FLORES ONLINE
CON UN DESCUENTO DEL 10%